Skip to content

William Edward Deming (2 de 5)

mayo 16, 2008

Por Macario Hernández Garza

Sistemas de Optimización y Estadística, S. C. Copyright © 2008. Todos los derechos reservados.

Durante los años de la postguerra, por los motivos explicados en la anterior entrega, en Estados Unidos la producción de bienes fue lo relevante, sin importar la calidad; si acaso la calidad, si así le podemos llamar, se reducía a la inspección final. Obviamente la inspección no puede introducir calidad en el producto, solo puede, al final del proceso, separar los productos malos de los buenos, para descartar los productos que ya no tienen remedio, o enviar otros a un reproceso.

Esta era en general la situación de la industria de Estados Unidos en la postguerra, obviamente había empresas o corporaciones que empleaban el control estadístico de procesos como AT&T (en cuyo seno nació el control estadístico de proceso con Shewhart) y otros casos aislados, entre ellas algunas dependencias del ejército. Sin embargo, hablando en general, el control estadístico de proceso había caído en desuso.

Deming entendió lo que había ocurrido, la gente que entendía la importancia del control estadístico de de proceso (los técnico e ingenieros), no tenía el poder para implantarlo. Entendió que los técnicos e ingenieros deberían aprender los métodos para aplicarlos posteriormente en piso. No obstante, la alta gerencia debería entender la necesidad de los nuevos métodos, y tienen el poder para aplicar recursos económicos y presionar para su implementación. Si la alta gerencia no estaba convencida, poco se podía hacer.

Deming llegó por primera vez a Japón en 1947 y para entonces, tenía la encomienda de trabajar en el Censo de 1951. Japón estaba ocupado militarmente por Estados Unidos; la planta productiva japonesa estaba devastada, escaseaban los bienes de todo tipo, incluidos los alimentos. Era una situación muy difícil la que vivía la población japonesa.

La Unión de Científicos e Ingenieros Japoneses (UCIJ) empezaron a tener reuniones para discutir de qué forma podían contribuir a la reconstrucción de su país. Algunos norteamericanos que también estaban en Japón y quienes trabajaban para la Bell Telephone Laboratories, conocían de estas reuniones y colaboraron con los japoneses suministrándoles bibliografía de control estadístico de calidad, entre ésta había libros de Shewhart y Deming.

Después de que los japoneses leyeron a Deming, y tras haberlo conocido, se le solicitó por escrito al Dr. Deming la impartición de conferencias de control estadístico a los propios ingenieros de la (UCIJ), a gerentes e ingenieros japoneses.

Para que tengamos una idea de la calidad como persona y humanismo del Dr. Deming, éste contestó que “sería un placer ayudarlos”, y en cuanto a le remuneración, contestó: “No quisiera ninguna. Sería un placer ayudarlos”.

Otros posts relacionados:

William Edward Deming (1 de 5)

William Edward Deming (3 de 5)

William Edward Deming (4 de 5)

William Edward Deming (5 de 5)

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: